No hay productos en su cesta

Product was successfully added to your shopping cart.

5

Product was successfully added to your compare list.

5

Product was successfully added to your wishlist.

5

Fluorescencia Diamantes

Existen diamantes que expuestos a luz ultravioleta emiten un color azulado; no siendo éste el único color de los diamantes con esta característica, si es el que más predomina seguido del verde. La mayor parte de este tipo de diamantes a luz natural no nos muestra color alguno sino el del propio diamante. Para poder determinar el nivel de fluorescencia de los diamantes se hace necesario el examen del diamante por un gemólogo. Aproximadamente un 35% de los diamantes naturales tienen en mayor o menor medida fluorescencia.La mayor parte que tienen fluorescencia no son detectados a simple vista.

En el siguiente cuadro podemos observar la clasificación de los diamantes en función de su fluorescencia. Para saber si un diamante tiene o no fluorescencia hay que verlo bajo luz ultravioleta.

Flourescencia de los diamantes

Escala de fluorescencia de los diamantes

Ventajas y desventajas de la fluorescencia en los diamantes

Los diamantes de la serie “CAPE” son los más conocidos (son aquellos que están comprendidos entre las letras D para el más blanco –incoloro- y la Z para el más amarillo):

Flourescencia de los diamantes

Escala de colores serie Cape

Podemos ver como los diamantes que están comprendidos entre la letra D y la letra H apenas se diferencian a simple vista, incluso los diamantes de color I o J tienen un color prácticamente blanco una vez están montados en una joya. Es a partir de la K cuando empieza a definirse el color y el ojo humano detecta un cierto tono amarillo amarronado.

La “virtud” de la fluorescencia radica en que los diamantes que tienen esta característica aparentan ser más blancos, por lo que los comprendidos entre las letras J y N tienen una apariencia mucho mejor de la real. Una vez sobrepasada diamantes de color N el color tiende a ser amarillo y la fluorescencia no aminora el color real de una manera sustancial.

Por tanto, y de cara al usuario, un diamante de color K con una fluorescencia media, le dará la posibilidad de lucir una joya con un diamante que a la vista aparenta ser de color H o G, pero con un precio muy inferior al que tendría que pagar por diamantes de este color.
La desventaja está en los diamantes de colores muy buenos, la fluorescencia intensifica en éstos el color de manera innecesaria, pero sin afectar en la mayor parte de los casos el lustre del diamante.

De igual forma la fluorescencia afecta al precio en los colores muy buenos en un porcentaje relativamente importante. Por el contrario los diamantes mencionados que van desde la J a la N, con fluorescencia entre FAINT y MEDIUM, no suelen verse afectados en el precio pues como se ha dicho mejoran la percepción visual del color. No obstante lo dicho, el Instituto Gemológico Americano indica que un diamante por el hecho de tener fluorescencia no debe influir en el precio, pues como se ha mencionado con anterioridad no afecta al lustre de la gema.

En el ejemplo siguiente podemos ver un collar visto con luz natural y con luz ultravioleta. En la parte izquierda observamos como todos los diamantes tienen el mismo color, en la parte derecha observamos la misma joya una vez la foto se realiza bajo condiciones de luz ultravioleta. Estas dos fotos de la misma joya nos permite ver con claridad la fluorescencia que tienen diferentes diamantes.

Flourescencia de los diamantes

FOTO COMPARATIVA DE LA MISMA JOYA CON LUZ NATURAL Y LUZ ULTRAVIOLETA