Historia del Diamante; introducción

Historia del Diamante; introducción

Cuando hablamos de historia de los diamantes, tenemos que retroceder muchos siglos atrás para descubrir su origen, ya que fue alrededor del año 800 A.C. cuando se descubren los primeros diamantes. Estos se hallaron en la India y se encontraron en las cuencas delos ríos. Los ríos los trasportaban desde dentro de la tierra y los depositaban en forma de sedimentos a la orilla de los mismos.

Extracción de Diamantes. S. XVIII

Cuando hablamos de historia de los diamantes, tenemos que retroceder muchos siglos atrás para descubrir su origen, ya que fue alrededor del año 800 A.C. cuando se descubren los primeros diamantes. Estos se hallaron en la India y se encontraron en las cuencas delos ríos. Los ríos los trasportaban desde dentro de la tierra y los depositaban en forma de sedimentos a la orilla de los mismos.

Las primeras extracciones de diamantes se realizan en la India. La expresión más utilizada para los diamantes en sánscrito se traduce como RAYO e INDRAYUNDHA, (arma de Indra). Debido a que Indra es el dios guerrero el símbolo del rayo le acerca a la concepción india del diamante.

Los primeros diamantes que llegan a Europa los trajo Alejandro Magno alrededor del año 327 A.C.

Una de las primeras joyas realizadas con diamantes de la que se tiene noticias es la corona de la Reina de Hungría en el siglo XI. Esta fecha es la que marca  el comienzo del uso de los diamantes como gema de prestigio, siendo que su uso quedaba reducido al mundo de la nobleza.

El siglo XII se descubre el mayor diamante hasta esa fecha, era el denominado BRIOLETTE, diamante éste que pesaba 90,39 ktes y que se llevó desde la India a Inglaterra por Leonor de Aquitania.

En el siglo XIV se desarrolla por primera vez técnicas de tallado de los diamantes en bruto. Estas tallas buscaban la forma del diamante en bruto y a su vez la eliminación del mayor número de impurezas. Como es lógico las tallas de estos diamantes eran muy elementales y nada que ver con las tallas actuales. Los diamantes por tanto, una vez tallados, tenían una forma muy parecida a los diamantes en bruto.

La palabra Diamante viene del griego “adamas”: “domar o someter”. Adamas se utiliza para definir el mineral más duro conocido. Por ello se relacionó directamente la palabra Adamas con el Diamante.

Diamantes en Bruto

Diamantes en Bruto

Las primeras noticias que se tienen sobre el diamante, relacionadas con lo que hoy conocemos como diamante, datan del siglo IV, siendo ya en esa época un mineral muy cotizado. No obstante, ya se habla del diamante en un manuscrito sánscrito del norte de la India, fechado alrededor de tres o cuatro siglos antes de Cristo. Con Luis IX en el siglo XIII es cuando se utiliza por primera vez el diamante como reserva para las arcas del propio rey. Y ello debido al valor que ya se le otorgaba como consecuencia de su rareza. Con posterioridad es cuando se utiliza para joyería, siendo que exclusivamente la aristocracia podía acceder a este mineral tan preciado.

Los diamantes en las joyas como los anillos de boda o anillos de diamantes se empiezan a utilizar en Europa alrededor del siglo XIII. Una vez el diamante se empieza a poder tallar es cuando se elabora de manera más ostentosa, siendo pues que el tamaño utilizado para las joyas es más grande. Esto empieza a ocurrir a mediados del siglo XVI. El facetado que aumenta el brillo hace posible tal circunstancia. Con el paso del tiempo este hecho se convierte en algo más común.

Mina de Diamantes en Sudáfrica

Mina de diamantes en Sudáfrica

La historia de la talla del diamante es compleja y difícil de identificar en el tiempo. Sabemos que fue en Venecia donde se empezaron a tallar los diamantes a partir de mediados del siglo XIV, posteriormente se desplaza a París, luego a Brujas y con posterioridad a Amberes, siendo en la actualidad el mayor centro de talla de diamante grande. Los diamantes de menos de ½ kte actualmente se talla en la India o en China, siendo China uno de los centros de talla más reconocidos para la talla de diamante pequeños. En el siglo XVIII se populariza el diamante debido fundamentalmente al aumento de producción. El diamante es utilizado fundamentalmente en joyas para mujeres. Estos diamantes provenían de América del Sur. A partir de finales del siglo XIX (a partir de 1875-80), y con el descubrimiento de los yacimientos en Sudáfrica, el diamante se populariza definitivamente.

La existencia de estos grandes yacimientos hace que los diamantes puedan ser comprados por la clase media existente en la época. Estados Unidos, economía floreciente por aquellas épocas, fue una de las grandes sociedades consumidoras de diamantes. Actualmente la mayor parte de la gente piensa que casi todos los diamantes provienen de Sudáfrica, cuando en realidad provienen de muchos y diversos lugares del mundo. Africa Central es una de las mayores zonas diamantíferas del mundo. Pero igualmente existen grandes yacimientos en Rusia, Canadá y otros lugares. Una cuestión a tener en cuenta es, y como ya se ha comentado, la dureza del diamante. Ello hace que el proceso de talla sea posiblemente el de mayor importancia en la cadena desde que se extrae hasta que puede lucir en una joya.  Como anécdota decir que una de las joyas más vendidas que incorporan un diamante en su diseños es el Solitario de Compromiso.

 

 

Centro de talla del Diamante en Bruto

Centro de talla del Diamante en Bruto

Al margen del diamante como mineral escaso, la talla es uno de los procesos más caros y que confieren un valor muy alto a los diamantes ya tallados. Ese es el motivo de que en el último siglo se hayan invertido enormes cantidades de dinero en mejorar los instrumentos de talla. A pesar de todo ello el diamante se sigue tallando de manera artesanal. Un diamante talla brillante tiene 57 facetas y todas ellas deben de ser perfectas para que luzca el brillante con toda plenitud. La diferencia económica entre dos brillantes de igual peso, color y pureza es alta si una talla es EXCELENT y la otra FAIR (POBRE).

Evolución de las tallas de diamantes

A principios del siglo XV París fue el principal centro de talla de diamantes, cuna de la historia de los diamantes. Esto era debido a la existencia de un floreciente gremio de lapidarios, bastante numeroso, que se encargaban de realizar tallas de todo tipo de gemas. Como es lógico la principal dificultad con la que se encontraban era la dureza del diamante y por tanto la práctica inexistencia de maquinaria para realizar los cortes y el pulido de manera perfecta. Este gremio residía fundamentalmente en el barrio parisino de COURARIE. A partir de esta fecha es cuando empiezan algunos lapidarios a especializarse en el tallado del diamante.  Para ello fue necesario que un lapidario de Brujas (Bélgica) llamado Johannes Guttenberg se percatase que los diamantes se podía reducir a polvo, siendo que con posterioridad Berquem inventó la rueda de pulido que incorporaban diamante en polvo. Con este invento se consiguió que los diamantes en bruto se pudiesen pulir de manera simétrica y por tanto facetarlos, ello llevó a que el diamante por primera vez reflectase un brillo hasta entonces desconocido.

Historia de los diamantes

Primeros talladores de diamantes

A raíz de la existencia del gremio de lapidarios especializados en la talla de diamantes y de sus nuevas técnicas de pulido, la historia de los diamantes cambió y la nobleza comenzó a realizar encargos a estos maestros de la talla con diamantes que procedía de la India. Curiosamente María de Borgoña en 1477 se convirtió en la primera mujer en recibir un anillo de compromiso con un diamante,  y que se lo regaló el Archiduque Maximiliano de Austria. Es en este instante cuando comienza la  tradición de regalar un diamante como anillo de compromiso.

Como es lógico, los lapidarios perfeccionaban cada día con más acierto la talla de esta gema que cada día se demandaba más por la nobleza. A principios del siglo XVI nace la denominada TALLA ROSE. Este tipo de talla buscaba facetar los diamantes de manera muy simétrica entre sus diferentes caras con el fin de que su brillo fuese muy superior al existente hasta ese momento.

A partir de esos momentos son numerosos los encargos realizados a los lapidarios especializados en la talla de diamantes, que realizan los emperadores, reyes y personas de la nobleza.  Desde el emperador mogol hasta embajadores se sumaban al selecto club de poseedores de diamantes de gran tamaño.

 

 

Yacimientos de los diamantes y países productores hasta 1870

Dentro de la historia de los diamantes, hay que destacar sus yacimientos. Prácticamente hasta mediados del siglo XIX todos los diamantes provenían de la India. Son numerosos los diamantes de gran tamaño que se encontraron, y salvo los diamantes que adquirían los Maharajás, el resto eran traídos a Europa, y en gran medida a Inglaterra. Los Maharajás igualmente traían sus diamantes para ser tallados en el continente europeo dado que ellos no disponían de las técnicas de los lapidarios del viejo continente.

Algunos de los poseedores de fabulosos  diamantes fueron el rey Luis XIV de Francia que adquirió a través del comerciante Tavernier los famosos diamantes Koh-i-Noor y Hope (uno de los diamantes más exclusivos existentes). Luis de Borbón en el año 1643 recibió del rey Luis XIII el diamante denominado GRAN DONDÉ. El diamante WITTELSBACH se regaló como anillo de compromiso  en el enlace de la Infanta Margarita Teresa y el Emperador de Austria.

Algunos de estos fabulosos diamantes se volvieron a retallar con el tiempo con el fin de sacar más brillo con las nuevas técnicas de tallado. Si bien es cierto que eso hacía perder peso a los diamantes, la retalla compensaba esa pérdida.

Conviene decir que solo hasta la aparición de las minas de Sudáfrica los diamantes eran de uso exclusivo de la sociedad económicamente dominante así como de la nobleza.  A partir de los descubrimientos de las numerosas minas del sur del continente Africano, es cuando se populariza esta bella y maravillosa gema. Por tanto, y a modo de resumen, decir que la India fue el principal país suministrador de diamantes hasta el siglo XVIII, siendo que a partir de ese momento el descubrimiento de las minas de Brasil, y en menor medida otros países de Sudamérica, propicie una mayor oferta mundial de esta gema. En 1870 es cuando se produce el descubrimiento de las minas en Sudáfrica. Este hallazgo cambia el rumbo del mercado de los diamantes. La enorme producción de este país, y por tanto una gran oferta en el mercado de diamantes, hace que los precios se acomoden y sea la clase media la que empiece a consumir joyería con diamantes; cosa, y como hemos dicho, que con anterioridad era absolutamente imposible por su altísimo precio, quedan reservada esta gema a las clases altas de la sociedad Europea.

En próximos capitulos, veremos como el descubrimiento de los yacimientos de Sudáfrica, y en la actualidad otros en diferentes países del continente Africano, en Canadá y Rusia marcan un antes y un después en el mundo de los diamantes. Analizaremos el mercado del diamante en sus diferentes vertientes, hablaremos de los grandes productores y propietarios de los yacimientos y como la gran empresa “DE DEBEERS” actuó como un auténtico monopolio hasta la década de los 90.  Igualmente hablaremos sobre las diferentes bolsas donde se comercializa el diamante y otros temas que los considero de gran interés para el lector.

Jorge Juan Joyero

Fernando el Santo 24, 28010 Madrid

917022151 – 017020625

http://www.diamantesdecompromiso.com

atencionalcliente@diamantesdecompromiso.com

 

 

 

karina
karina
Ana Karina Kawai Licenciada en Bellas Artes. Gemóloga Titulada por el I.G.E. Especialista en Diamantes por el I.G.E. Diseñadora de joyas. Administradora de J.K. Diamonds Suppliers. Marca comercial: Jorge Juan Joyero

Comments are closed.