No hay productos en su cesta

Product was successfully added to your shopping cart.

5

Visión General de las Características Físicas y Químicas de los Diamantes

El diamante es un mineral natural cuya composición química es carbono cristalizado. Esta sencillez contrasta sin embargo con la complejidad estructural que presenta, lo que hace del Diamante la gema por excelencia. Tanto sus características químicas como físicas son las que conferirán sus características gemológicas tan singulares.

Los diamantes cristalizan en el sistema cúbico ( en forma de octaedros, cubos, rombododecaedros y maclas). Esta cristalización se da lugar en la naturaleza bajo determinadas condiciones de elevadas temperaturas y presión, dándose tales circunstancias a partir de 250 km de profundidad en el interior de la Tierra. Los diamantes llegan a la superficie con la kimberlita (roca madre diamantífera) ascendente debido a una erupción volcánica a través de las denominadas chimeneas volcánicas (en inglés: pipes).

Encontraremos diamantes junto con la roca madre en dichas chimeneas (yacimientos primarios) o bien, si han sido expulsados al exterior y transportados por efectos de la erosión , el viento o el agua estarán depositados en la cuenca de los ríos o en playas ( yacimientos secundarios). La distribución de los yacimientos de gemas en la Tierra es desigual. Existen zonas privilegiadas como el sur de África, sudeste de Asia, Brasil, Australia, los Urales y algunas zonas rocosas de U.S.A. En el caso de los yacimientos de diamantes han sido particularmente beneficiadas zonas de África y de Siberia.

Características fisicas y quimicas

Formación y explusión de los diamantes a la superficie

Existen dos elementos químicos que se presentan en muy pequeñas proporciones como impurezas en el diamante sustituyendo a átomos de carbono e influyendo en las propiedades del diamante : el nitrógeno y el boro.

El más común es el nitrógeno por lo que esto define una primera clasificación de los diamantes: diamantes tipo I ( con nitrógeno) y diamantes tipo II ( sin nitrógeno). Dicho análisis se realiza mediante luz ultra violeta de onda corta puesto que la respuesta de absorción a dicha luz es diferente.

Dentro de los diamantes tipo I, se realizará una segunda clasificación dependiendo de la cantidad de nitrógeno presente: tipo Ia y tipo Ib, pero podemos decir que el 95% de los diamantes tipo gema pertenecen al tipo Ia.

Dentro de los diamantes tipo II, tenemos los diamantes tipo IIa ( son los más puros y raros) y los diamantes tipo IIb que contienen boro en su estructura cristalina sustituyendo a átomos de carbono.

En cuanto a las propiedades físicas del Diamante podemos destacar su enorme dureza.

Según la escala de MOHS el índice de dureza del Diamante es 10 sobre 10, siendo que el 1 se corresponde al talco, siendo este el mineral más blando. No existe ningún otro mineral con un índice de dureza como el diamante. Dicha dureza extrema se da por el tipo de enlace covalente entre los átomos de carbono. Al hablar de dureza hay que tener en cuenta que nos referimos a que ningún otro mineral puede rayar al diamante (salvo otro diamante). En cambio el diamante es capaz de rayar a cualquier otro mineral. La dureza de rayado es la resistencia que opone un mineral a ser rayado por otro. Esto no es lo mismo a que no se pueda partir. Esto significa que un golpe fuerte rompería con facilidad un diamante

Características fisicas y quimicas

Otra propiedad física del diamante es su alto valor de dispersión ( es decir la descomposición de la luz blanca en los colores del arco iris). Esto se llamará popularmente " el fuego" por los destellos que desprenden los diamantes tallados y lo que les hace tan atractivos.

FENÓMENO DE DISPERSIÓN DE LA LUZ.

El diamante no es atacable por reactivos químicos, repele el agua y sólo a partir de 800ºC se producen en él alteraciones. Por todas estas propiedades excepcionales, esta gema recibió su nombre de la palabra griega "adamas", el invencible.

El diamante es también un gran conductor térmico . En cambio su conductividad eléctrica es muy baja. Salvo en los diamantes tipo IIb , en los que la presencia del boro les convierten en semiconductores eléctricos. Es transparente a los rayos X