Calle Fernando el Santo 24, 28010 - Madrid

Joyería Madrid 91 702 21 51

Anillos de Compromiso y Aniversario

Joyas con Diamantes

Mayoristas - Gemólogos

No products in the cart.

Protocolo Pedida de Mano

El Diamante como rey en el anillo de compromiso.



Fueron los Griegos los que por primera vez dieron importancia al diamante, pero esa importancia no vino como elemento de lujo u ornamental, si no que tenían la creencia de que eran estrellas que caían del cielo. Posteriormente, y hasta la Edad Media, los diamantes eran un lujo exclusivo de la realeza, y lo tenían como símbolo de fuerza.


Fue con el Archiduque Maximiliano de Austria cuando se instaura ( siglo XV ) como costumbre solicitar la mano de la prometida con un anillo de compromiso con diamantes. El Archiduque pidió la mano a María de Borgoña el primer anillo de compromiso con un diamante.

 

Protocolo para la Pedida de Mano


El paso de los años convirtió este evento en símbolo de amor y felicidad, y esta tradición se conserva hasta nuestros días.


Hasta hace no mucho era práctica habitual que fuese el novio a elegir el anillo para posteriormente sorprender a su prometida y a la familia de ésta con el anillo elegido por él. Este evento se celebraba ( y aún hoy se sigue dicha costumbre ) en familia, normalmente en una comida entre los más íntimos.


Dado que un diamante tiene en sí mismo un valor intrínseco (cuidado con los diamantes de inversión), es aconsejable adquirirlo con toda la información posible, sea éste ( el diamante ) grande o pequeño. Por tal motivo es muy importante la confianza que nos ofrezca el joyero al que adquirimos el anillo. Su profesionalidad será nuestra mejor guía para la compra.

 

Piedras Preciosas

 



 

El sentido de la pedida de mano



Cada persona tiene una forma de entender la vida. Hay quien por elección propia decide realizar su proyecto de vida en solitario, pero la mayor parte de las personas tienen muy arraigado el sentido de la vida compartida, eligiendo el matrimonio como cauce para compartir su vida con aquella persona a la que ama.


Cada sociedad tiene ritos distintos para manifestar el deseo de matrimonio. En las culturas occidentales, el deseo de compromiso del matrimonio  lo  mostramos dejando  fluir  toda  nuestra  alegría entre nuestros seres queridos, y participan de nuestra alegría nuestros padres, hermanos, familiares y nuestros más queridos amigos. Es por tanto uno de los días que más recordaremos a lo largo de nuestras vidas.


Este sentimiento, como en otras culturas, se hace patente desde lo más íntimo y personal hasta con demostraciones de afecto en forma de regalo. El anillo de compromiso es el primer paso a la hora de formalizar una relación que terminará desembocando en el matrimonio. Los diamantes ha sido tradicionalmente la gema más elegida a la hora de hacer la pedida. Esta gema tiene cualidades que se entrelazan en el concepto de pareja. La pureza, el valor, la belleza y otras cualidades que tienen los diamantes son en esencia las mismas que buscamos en nuestra pareja, por ello es una gema tan preciada a la hora de elegir el regalo para hacer la pedida de mano.

 

anillos de pedida de mano


Tradicionalmente la pedida de mano se realiza una vez ha pasado un tiempo desde la formalización del noviazgo, tiempo éste que nos damos para compartir parte de nuestras vidas y experiencias, nos unen y nos llevan al deseo del matrimonio. Hasta la pedida  se ha fraguado el deseo y el amor, por lo que nace el proyecto de vida el común.  Es ahí cuando pedir la mano tiene un sentido vital. Cuando nos comprometemos estamos poniendo nuestra vida en las manos del ser querido, estamos diciendo que nuestro amor es para toda la vida y que no habrá nada que nos pueda separar. Por tanto, el sentido último de la petición de mano es manifestar que ese amor que se procesa no es algo pasajero, es algo que les hará caminar juntos a lo largo de sus vidas, compartiendo todo lo que la vida les depare. Pedir la mano a la persona que uno ama es el primer paso de un compromiso eterno. Y no hay que olvidar que un diamante es algo eterno, algo incluso que heredarán los hijos e incluso los nietos. Por eso la tradición lleva a que la pedida de mano se haga con un anillo de diamantes.

 

 

 PROTOCOLO EN LA PEDIDA DE MANO


 

El momento de la pedida es para muchas personas un momento precioso pero de mucho nerviosismo. En muchas ocasiones será la primera vez que los novios presenten a sus padres y hermanos a su futura familia política. Por tanto, todo ha de ser cuidado con mucho mimo con el fin de que todo salga a las mil maravillas. Deberemos por tanto cuidar diferentes cuestiones de protocolo con el fin de sentir que al final todo ha sido fantástico.  La primera de ellas habrá de ser la puntualidad a la hora de presentarse para la celebración. Deberemos igualmente ser buenos anfitriones para que todo transcurra con afectividad entre ambas futuras familias políticas. No se deberá nunca estar pendiente de determinados errores ( y mucho menos criticarlos ) que se puedan cometer por parte de unos u otros, dejando transcurrir esas cuestiones con toda naturalidad, la discreción siempre será un aliado nuestro para dar buena imagen. Si en dicho acto, y al margen de la entrega de los regalos de pedida, se tratasen otros temas sobre la futura boda, se ha de intentar por todos los medios que no existan discrepancias familiares, pues lo importante no es tratar asuntos futuros, se trata de manifestar a los padres de ambas familias que se está formalizando una relación que en no mucho tiempo se hará realidad con el acto del matrimonio.

 

Todas las demás cuestiones de carácter material deberán de ser los propios novios los que en privado las decidan y posteriormente trasladarlas a sus respectivas familias en otras reuniones más propicias para el caso. Un detalle a cuidar es que los novios informen a quienes van a participar en la pedida de mano con un tiempo de antelación lo suficientemente amplio como para que todos puedan planificar su asistencia.