Calle Fernando el Santo 24, 28010 - Madrid

 

 

 Jorge Juan Joyeros

Mayoristas - Gemólogos

Porductos manufacturados España

 Joyería Madrid 91 702 21 51

No products in the cart.

Otras Gemas

PIEDRAS SEMIPRECIOSAS

Piedras Semipreciosas

GEMAS SEMIPRECIOSAS

 

 

 

 

 

 

Características gemológicas de la Aguamarina, el Topacio y otras gemas de joyeria.

 

 

Aguamarina

 

 

La Aguamarina pertenece al grupo del Berilo junto con la Esmeralda. Su nombre viene del latín “agua de mar”, debido a su color azul marino. Antiguamente, era la piedra favorita de los marinos. Sus tonalidades van desde el azul claro, casi incoloro, hasta el azul profundo que es el más apreciado. Se trata de una gema sensible a las presiones. Su dureza es similar a la de la Esmeralda ( 7-7,5 en la escala de Mohs). Generalmente se talla de forma rectangular, ovalada o en forma de perilla. Existen yacimientos de Aguamarina, por todo el mundo. Los más conocidos son los de Brasil (Minas Gerais, Bahia, Espiritu Santo), aunque también se encuentran en la India, Ceilan, USA, Madagascar, etc. Son frecuentes los grandes cristales de forma de prisma hexagonal alargados. Inclusive se han encontrado aguamarinas de varias toneladas de peso, pero no en calidad gema. Es una piedra que se suele confundir con el topacio azul, pero cuyo precio es muy superior a el.

 

 

 

El Berilo

 

El Berilo como gema, se denomina a todas las variedades del grupo Berilo, que no sean ni la Esmeralda ni la Aguamarina, presentándose en varios colores, desde el incoloro, al amarillo limón, amarillo oro ( comercialmente conocido como Heliodoro) o rosa ( más conocida como Morganita). Al igual que la Esmeralda y la Aguamarina, es muy sensible a las presiones, y se presenta en cristales hexagonales. Antiguamente se usaba el berilo incoloro para la fabricación de lentes, de ahí que en alemán la palabra “Brille” signifique gafas. Es un material inatacable por productos químicos, excepto por el ácido fluorhídrico. Los yacimientos se encuentran en todos los continentes, siendo los más frecuentes Brasil, USA, Madagascar, Mozambique entre otros.

 

Su nombre proviene de la isla Zebirget, en el Mar Rojo, antiguamente conocida como Topazos. Es una gema que se presenta en una gran variedad de colores que van desde el incoloro, amarillo, azul débil, pardo y el más preciado que es el rosa. De ahí que se suela confundir con la Aguamarina e inclusive con el Diamante, como el famoso “Braganza” de 1640 quilates de la corona portuguesa que es un topacio tallado como brillante, y no un diamante. Es una gema muy sensible al rayado por su exfoliación, de ahí que haya que extremar el cuidado al tallarla o engarzarla. Los productores más importantes de Topacio se encuentran en Brasil, Ceylan, Birmania o la antigua URSS. Aunque también lo encontramos en Japón, USA, Mexico, Australia o Irlanda del Norte ( topacio azul claro). Se han encontrado topacios de considerable peso, como el hallado en Ucrania en 1965 de casi 100 kg. El Smithsonian Institute de Washington atesora varios ejemplares de topacios de varios miles de quilates.

 

 

La Turmalina

 

De todas las gemas conocidas, la Turmalina posee la más amplia gama de colores con diferencia. Dicho abanico parte desde el incoloro, rosa, rojo, amarillo, pardo, verde, azul, violeta, negro hasta el multicolor. Pertenece al sistema trigonal, y se presenta en cristales generalmente alargados. Tiene una dureza de 7 -7,5 de la escala de Mohs. Debido a esta diversidad de colores, se le da diferentes nombres comerciales para calificarla: Acroíta ( si es incolora), Rubelita ( roja o rosa, similar al Rubí), Dravita ( amarillo pardo), Verdelita ( verde), Indigolita ( indigo), Chorlo ( negro), etc. La Turmalina, no sólo abarca todos los colores, sino que en son raros los ejemplares de cristales que aparecen de un mismo color, siendo más frecuentes los cristales de varios colores o tonalidades. Por tanto es común que cristales tallados presenten un fuerte pleocroísmo. Con el fin de diferenciar esta gama de combinaciones de colores, popularmente conocemos a las Turmalinas con diversos nombres según la mezcla de colores que nos brinden. Tenemos las turmalinas ” watermelon” o sandía, como se conoce a aquellos cristales que presentan color verde en los extremos y rojo en el centro, propias de Brasil. Tenemos también la misma combinación pero a la inversa, que son las Turmalinas procedentes de Sudáfrica. A las turmalinas incoloras en su parte central pero cuyos extremos son en negro, se las conoce como “ cabeza de moro”. Existe por tanto una extensa variedad de combinaciones así como de nombres para esta gema. Una de las cualidades físicas de la Turmalina es su capacidad para cargarse de energía mediante frotamiento o calentamiento, siendo capaz de atraer partículas de polvo o de papel. Un extremo del cristal se carga de energía positiva y el otro de negativa. Existen yacimientos de Turmalinas distribuidos por todo el mundo, siendo los más productivos los de Ceylan, Madagascar y Brasil. También podemos encontrarla entre otros países como Australia, Africa, USA e inclusive en Suiza. Hasta la fecha, no se conocen Turmalinas sintéticas hechas por la mano del hombre. Debido a su amplia gama de colores, es una gema que se confunde fácilmente con el Rubí, la Esmeralda, el Topacio o el cuarzo entre otras gemas. Las Turmalinas más preciadas son aquellas de un color rojo intenso, rosa o verde.

 

 

 

El Cuarzo

 

El Cuarzo es un mineral que abarca una gran cantidad de gemas de la misma composición química, pero con variantes en cuanto a color o transparencia. En joyería los ejemplares de cuarzo más utilizados son aquellos que reúnen características similares a otras gemas semipreciosas, como son el brillo, la transparencia y que se puedan engarzar con facilidad. Dentro de este amplio grupo los más conocidos son: *Amatista: color violeta. Se trata de una gema a la que se le atribuyen poderes esotéricos. Tiene fama de ahuyentar la mala suerte, contribuir a la estabilidad emocional y de ser un amuleto contra los hechizos. Su nombre viene del griego y significa “ no ebrio ”, por lo que se dice de esta gema que evita las borracheras y las resacas. *Citrino: cuarzo de color amarillo, amarillo limón o pardusco. Generalmente se trata de amatistas que han sido sometidas a tratamientos de calor (entre 500 a 300ºC dependiendo de la tonalidad que se quiera conseguir. También la Naturaleza nos ofrece cuarzos citrinos naturales, pero son raros y su color suele ser amarillo pálido, y no tan intenso como el de los citrinos tratados. *Prasiolita: cuarzo tratado obtenido por calcinación de amatistas o cuarzos pardos, con temperaturas de 500ºC hasta que adquiere un color verde puerro. Muy común encontrarlo en Brasil. *Cuarzo Rosa: como su nombre lo indica, se trata de cuarzo de color rosa, generalmente algo turbio y tallado en forma de cabujón. *Cuarzo Ahumado o Fumé: cuarzo de color pardo, gris ahumado o negro. El grupo del Cuarzo es muy extenso. Podemos hablar de gemas como las Agatas, el Ojo de gato, Ojo de tigre, Ojo de Halcón, la Crisoprasa, la Calcedonia, el Jaspe y el Xilópalo. Son piedras de escaso valor económico, generalmente talladas en forma de canto rodado y opacas. Las utilizan más en bisutería o decoración que en joyería. La única a destacar de este grupo es el Opalo. La Naturaleza nos brinda Opalos nobles opalescentes, Opalos de fuego y Opalos comunes . Opalo noble opalescente: se trata de una gema que se presenta en color azul, blanco, verde o negro con efectos de opalescencia. Al contener un 30% de agua en su composición, es una gema muy sensible a la presión y al calor, pudiendo llegar a “secarse”, es decir agrietarse y perder su opalescencia. Uno de los métodos aplicados para devolver a su estado original es imbuir la gema en agua, aceite o esperma de ballena, aunque de ningún modo será un tratamiento permanente. Por lo tanto se aconseja, guardar la gema en un algodón empapado en agua con el fin de preservar al máximo su humedad interior. Por todas estas razones, el Opalo ha tenido fama de dar mala suerte, pero esto es debido a su dificultad de engarce para el joyero artesano. *Opalo de Fuego: es el ópalo de color naranja o amarillo, generalmente carente de opalescencia. Es una gema muy común en Méjico y muy apreciada. *Opalo común: se trata de ópalo opaco, sin juego de colores. En el mercado puede recibir diversos nombres según su color.

 

 

 

El Jade

 

Esta gema que conocemos como “ JADE ” en realidad abarca a dos minerales diferentes: la jadeíta y la nefrita, pero ante la dificultad de distinguir una de otra , comercialmente reciben el mismo nombre. Es una gema generalmente de color verdoso conocida desde hace más de 7000 años, utilizada en Centroamérica y en China, muy apreciada por su resistencia, y empleada en la confección de armas. También se emplea en la fabricación de artesanías y objetos de adorno. En Centroamérica, antes de la llegada de los conquistadores españoles, era una gema con más valor que el oro. Se le atribuyen poderes esotéricos de curación en enfermedades de riñones. Tanto de jadeíta como de nefrita, tenemos yacimientos en China, Japón, Birmania, Guatemala, Méjico, Brasil, etc. Sin embargo los centros especializados para su talla están sólo en China y Hong Kong.

 

 

 

La Turquesa

 

 

Su nombre viene de “piedra turca”, ya que antiguamente su paso comercial pasaba por Turquía.
Es una gema de tonos azulados celestes o verdosos.
Su dureza es de 5 -6, y es bastante porosa por lo que requiere cuidados especiales al engarzarla pues el exceso de calor puede llegar a dañar su color.
Igualmente al llevarla en un anillo, no conviene lavarse las manos pues el agua y los jabones también la pueden dañar.

 

 

Generalmente se presenta en forma de racimos, rara vez en cristales.

Los yacimientos más comunes de turquesa están situados en Pakistán, Afganistán, China, Israel, USA.